martes

Feriado glotón

piquesagrado.jpg
Los colores patrios decoran al siempre imitado y nunca igualado Pique cholabambino,
¡El clamor del pueblo pide que se reconozca al Pique como símbolo patrio
y al Viernes de Soltero como feriado religioso!.

Sí, ya sé que el feriado del 14 pasó y que la entrada está retrasada, no tengo excusa alguna más que la flojera y la indigestión porque como no podría ser de otra manera, este largo fin de semana lo dediqué a la gula y a tratar de curar los excesos alcohólicos… algo que me sorprende de mí mismo es el haber podido escribir mi última entrada en el estado en que me encontraba, quién sabe y quizá cuando estoy borracho sale mi Mr. Hyde bloguero que domina mis impulsos, no para obligarme a disfrutar la vida al máximo o cometer un par de asesinatos a sangre fría, sino para hundirme aún más en el ostracismo reservado para los tipos raros y ruines como su servidor ;) . Mi 14 comenzó a las 7 de la mañana, ¿por qué tan temprano?… porque mi cuerpo siempre me castiga despertándose muy temprano después de una salida sazonada con ingentes cantidades de bebidas espirituosas, no es necesario contar demasiado sobre mi velada del 13 y madrugada del 14 ; mucho alcohol, conversaciones obscenas, miradas lascivas, exaltación exagerada de la amistad y un tipo opa chistoso boludísimo que al final terminó por acabar con mi poca paciencia :P escribir una mísera entrada en el blog y luego la inconsciencia… lo normal. Al despertar de mi sueño místico me dediqué a tareas varias hasta el momento de comerme un platazo de falso conejo en honor a l@s compañer@s caíd@s de buen diente que ya no nos acompañan… luego más comida, ocio, un super bife chorizo, cervecitas y a dormir… ¡y la gente dice que mi vida es aburrida! y yo me pregunto ¿por qué estoy gordo?.

Es cierto nomas que en Cochabamba se come demasiado bien y que normalmente los locales cumplen la sagrada trilogía de reglas que tengo para los alimentos: rico, barato y harto… limpio más sería pero es mucho pedir ¿no?, es más, creo que muchas veces ese “sabor a manitos” le da el sazón perfecto a la comida cholabambina… motivo de orgullo regional, ¡sí señor! :P . Creo que los habitantes de este contaminado valle deberíamos aprovechar el clima localista pelotudo que ha enrarecido el ambiente y proponer que la capital de la nación sea aquí, no sé para qué, pero igual pediremos antes de que otros se aviven. También podemos exigir que la franja color amarillo oro de la bandera cambie a un tono “amarillo chicha”, que el cóndor del escudo sea reemplazado por un pollo Panchita (el completo, no Chiquipollo… ¡Cochabamba se respeta!), que la llama en el escudo esté jugando rayuela y que las armas sean reemplazadas por unas pailas llenas de chicharrón… lo mínimo que puede hacer “ejte gobierno centralijta” (¡uy! tanto repetir consignas hasta se me pegó el acento) para que los cholabambinos nos sintamos representados por los símbolos patrios; ¡Adelante Cochabamba con su independencia!… perdón, un lapsus fue, culpo a la indigestión.

En fin muchachos y niña buena ;) , cierro esta aberración de intento de entrada recordándoles que el amor hacia el lugar donde vivimos, nuestro hogar, es completamente lógico y justificado… pero por favor, que eso no nos nuble la perspectiva, no nos dejemos llevar por el regionalismo ridículo (que aparentemente no puede ver más allá de la zona norte de la ciudad y su versión idílica de las provincias) que tratan de inculcar los medios de comunicación y supuestos “líderes” para que nos adscribamos a sus ambiciones políticas, esos desalmados que nos creen tarados e intentan vender la idea de que el ser cochabambino es una simplona mezcla de chicha, chicharrón, Taquiña, Wilstermann, pique, rayuela y “defender la democracia” (cuando sabemos que lo último que buscaron, buscan y buscarán muchos políticos es democracia). Antes de ser cochabambinos, bolivianos o sudamericanos somos seres humanos, seres individuales que nos vamos moldeando de acuerdo a nuestras vivencias y tenemos una visión personal sobre las situaciones que acontecen, ya basta de presentar a nuestra ciudad como un ser vivo que se enoja, responde, pide y opina de una sóla manera (la de los poderosos o los que gritan más fuerte) en vez de aceptar y celebrar la fascinante complejidad que ofrece este pedazo de tierra que desde hace ya mucho tiempo se nutre de la presencia de cientos de miles de hermanos de toda procedencia.

Para terminar esta entrada sin mucho chiste ni sentido les dejo un video de Savia Andina en vivo, temas cholabambinos a más no poder proporcionados por Don Diego de Sarco, el perseguido político:

Y como “bonus track”, el clip de “La Chaskañawi”, también de Savia Andina. Por una sencilla razón; es el primer video folklórico que vi en toda mi vida en el que se utiliza el supermoderno efecto matrix:

TAGS: ,