martes

Las misiones Voyager

La misión Voyager ha sido uno de los mayores éxitos de la NASA. Esta misión fue diseñada para sacar ventaja de una extraña disposición geométrica de los planetas exteriores a finales de los 70's. Esa posición de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, que ocurre una vez cada 175 años, daba a una sonda espacial que siguiera una particular trayectoria la posibilidad de pasar cerca de un planeta, observarlo, y aprovechando su "ayuda gravitacional" seguir el viaje hasta el siguiente. Así, el uso de los propulsores propios de la nave se limitaba a realizar pequeñas correcciones en la trayectoria.

En un principio, la NASA otorgó a la misión menos fondos de los esperados, así que las Voyager fueron construidas para realizar sólo un intensivo estudio de Júpiter y Saturno. Sin embargo, para la Voyager 2 se eligió una trayectoria que permitía la posibilidad de continuar la misión hasta Urano y Neptuno con una pequeña modificación en vuelo. En el diseño de las Voyager jugaron un papel importante los datos proporcionados por las sondas Pioneer 10 y Pioneer 11, las primeras en volar hasta Júpiter y Saturno, respectivamente.

Ambas Voyager fueron lanzadas en cohetes Titan-Centaur desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral. La Voyager 2 fue lanzada primero, el 20 de Agosto de 1977, y el Voyager 1 fue lanzado en una trayectoria más rápida hacia Júpiter el 5 de Septiembre de 1977. La misión original llevó al Voyager 1 hasta Júpiter en 1979 y Saturno en 1980, mientras el Voyager 2 sobrevolaba Júpiter en 1979 y Saturno en 1981. El éxito de estos encuentros, que aportaron datos que revolucionaron el conocimiento del Sistema Solar y que daban para años de investigaciones, llevó a la NASA a otorgar más fondos y poder continuar la misión hasta Urano, aprovechando la especial trayectoria que se le dio al Voyager 2. Poco después, la NASA también autorizó el prolongar la misión hasta Neptuno, y a partir de entonces pasó a llamarse "Voyager Neptune Mission".

Voyager 2 llegó a Urano en Enero de 1986, mandando a la Tierra detalladas fotografías del planeta y medidas de sus satélites, anillos y campos magnéticos. Más tarde, el 25 de Agosto de 1989, Voyager 2 mandaba a la Tierra las primeras fotografías de Neptuno (que era visto por primera vez desde su descubrimiento en 1845) y descubrió 6 nuevos satélites y un sistema de anillos alrededor del planeta. Después, la sonda siguió su trayectoria y salió del plano de la eclíptica por el Sur, adentrándose en el espacio interestelar. Mientras tanto, el Voyager 1 siguió su trayectoria tras el encuentro con Saturno y abandonó el plano de la eclíptica por el Norte. En estos momentos, es el objeto artificial más alejado de la Tierra.

Con ambas sondas saliendo del Sistema Solar, el proyecto pasó a llamarse "Voyager Interstellar Mission". Ambas sondas continuarán estudiando los campos y partículas que detecten, buscando la heliopausa (zona límite entre el área de influencia del Sol y el espacio exterior). Una vez sobrepasada dicha frontera, las Voyager serán capaces de medir ondas que no se hayan visto afectadas por el campo magnético solar, lo cual puede revelar nuevos descubrimientos sobre el espacio exterior. Se espera que las Voyager puedan seguir enviando datos durante las próximas dos décadas, hasta que sus fuentes de energía nuclear no puedan aportar suficiente energía para mantener encendidos los equipos de comunicaciones.

Para darse una idea de la importancia de la misión Voyager, basta decir que ambas naves han enviado a la Tierra un total de cinco trillones de bits de datos científicos, han descubierto 21 nuevos satélites en los cuatro planetas estudiados, descubrieron que los anillos de Saturno están formado por millones de pequeñas partículas de hielo, vieron volcanes sobre Io, descubrieron los anillos de Neptuno, caracterizaron los campos magnéticos de Urano, .... y la lista sigue. Los datos aportados por las sondas Voyager dieron para reescribir todos los libros de planetología existentes en el momento de su lanzamiento.


TAGS: